Back to Events
De vuelta a Eventos









ASTRONOMÍA
2014




PRINCIPALES EVENTOS CELESTES SEPTIEMBRE 2014

Martes 2 – Luna en cuarto creciente

Martes 9 – Luna llena

Lunes 15 – Conjunción de la Luna y la estrella Aldebaran en Scorpio

Martes 16 – Luna en cuarto menguante

Martes 23 – Equinoccio

Miércoles 24 – Luna nueva

Domingo 28 – Conjunción de la Luna y Saturno


PRINCIPALES EFÉMERIDES HISTORICAS AGOSTO 2014

Lunes 1 – 1979: La nave Pioneer 11 envía las primeras imágenes cercanas de Saturno

Miércoles 3 – 1976: La nave Viking 2 aterriza en Marte

Lunes 8 – 2004: La sonda Genesis se estrella en Utah, Estados Unidos, con muestras de viento solar

Jueves 11 – 1822: El Santo Oficio en Roma anuncia que las teorías de Copernico pueden enseñarse libremente

Viernes 12 – 1758: Charles Messier observa la nebulosa del Cangrejo, M 1 en su catálogo

Sánado 13 – 1959: Lunik 2, primera nave en impactar otro mundo, la Luna

Domingo 14 – 1769: Nace Alexander von Humboldt

Jueves 18 – 1980: Arnaldo Tamayo, cubano, primer latinoamericano en el espacio

Domingo 21 – 2003: La nave Galileo entra en la atmósfera de Júpiter

Martes 23 – 1846: Johann Galle descubre el planeta Neptuno

Sábado 27 – 2008: El Taikonauta Zhai Zhigang, primer chino en realizar una caminata espacial

Martes 30 – 1880: Primera fotografía de la Nebulosa de Orión

LAS PERSEIDAS
por Germán Puerta Restrepo
gpuerta@astropuerta.com.co

En las noches muy despejadas observando el firmamento podemos distinguir durante unos pocos segundos el veloz tránsito de una "estrella fugaz", un pequeño fragmento de roca o metal -la mayoría pesando apenas algunos gramos- vagabundos en el espacio exterior que son atraídos por la gravedad de nuestro planeta y que entran en incandescencia al entrar en contacto con la atmósfera desintegrándose a grandes alturas.

En ciertas épocas del año este fenómeno es más frecuente, precisamente cuando la Tierra se aproxima a la órbita de algunos cometas. Los cometas en su periódico tránsito alrededor del Sol despiden a lo largo de su trayectoria un continuo rastro de material y cada vez que nuestro planeta pasa a través de estas zonas se produce lo que comunmente se llama "lluvia de estrellas". Esto significa que la Tierra intercepta la órbita de estos cometas en las mismas fechas cada año.

Aunque son varias las lluvias de estrellas que se presentan a lo largo del año, las más conocidas son las Perséidas, denominadas así porque el radiante de meteoritos pareciera provenir de un punto del firmamento localizado en la constelación Perseo. Se observan del 10 al 15 de agosto de cada año y normalmente con excelentes condiciones de visibilidad se pueden contar en su máximo de actividad entre 60 y 120 meteoritos en una hora siendo uno de los más fascinantes espectáculos celestes. Están asociadas a la trayectoria del Cometa Swift-Tuttle, un viajero que tarda 135 años en completar su jornada orbital. También son llamadas "Lágrimas de San Lorenzo" por haber sido observadas luego del martirio de este santo, el 10 de agosto del año 258 d.C.

Los astrónomos calculan que el máximo de la lluvia de las Perseidas en 2012 se producirá entre el 11 y el 13 de Agosto, con mayor intensidad en las horas previas al amanecer del 12 y del 13.

Para observer este evento hay que escoger un buen punto de atención, en lo posible fuera de las ciudades y lejos toda luz artificial y por supuesto con cielo despejado. Lo ideal es un campo abierto sin interferencia de árboles o edificios, abrigados adecuadamente e instalados en una cómoda silla para pasar las varias horas de observación, justo después de la medianoche del 11 y del 12 de Agosto. Este es un espectáculo a simple vista, y preferiblemente hay que dirigir la vista hacia el Noreste.


LA ASTRONOMIA Y LOS NIÑOS
por Germán Puerta Restrepo

Hay una conexión mágica entre la bóveda celeste y los niños. Hace varios años trataba de observar con un grupo de amigos el cometa Hyakutake bajo un cielo lleno de nubes en una fría colina casi a la medianoche. Gracias a la insistencia de los niños para permanecer en el sitio pudimos unas horas más tarde admirar a simple vista uno de los más grandiosos cometas del siglo XX. Los niños también llenan las salas de los planetarios y en las jornadas públicas de observación con telescopios, siempre los más pequeños están en la primera fila.

Pero las encuestas señalan que la inmensa mayoría de los niños en las ciudades -en la era del entretenimiento digital-, apenas si pasan unas horas al mes en actividades al aire libre, y muy pocos han observado alguna vez el cielo. La situación es peor para los más pequeños que son encerrados en sus casas muy temprano. Sin embargo, muchos astrónomos y científicos afirman que lo son porque vieron las estrellas cuando eran niños. Entonces ¿qué sucede?

En verdad, si queremos una sociedad conectada a los nuevos vientos que trae el siglo XXI, la mejor vía es interesando a los niños y adolescentes en la astronomía. Si no los iniciamos cuando están jóvenes -como sucede también en las matemáticas, la pintura y la música-, probablemente no se interesarán después. Muchas escuelas y colegios tampoco ayudan mucho y no enseñan astronomía parcialmente por la idea absolutamente errada que los escolares más pequeños no son capaces de entender las ideas científicas. Al contrario, las investigaciones han demostrado que aún lo preescolares desarrollan ideas muy elaboradas acerca de cómo funciona el mundo, y la forma de activar este potencial es involucrándolos en actividades que son propias para su edad. Y es aquí cuando aparece en el escenario la astronomía con toda su magia, por ejemplo, observando la secuencia de cambios en el cielo, identificando objetos y dibujándolos.

Hay muchas actividades que los padres y maestros pueden desarrollar para estimular a los estudiantes a descubrir ellos mismos la relación entre los objetos celestes y su lugar en el universo. La más obvia es que los niños hagan lo mismo que hacen los astrónomos aficionados: observar, apuntar datos, desarrollar hipótesis, interrogarse sobre los enigmas y misterios del cosmos. En el aula, una variada gama de experimentos y actividades grupales. Y el Internet con docenas de páginas de astronomía para niños. Una sorpresa será pronto evidente: hay mayor entusiasmo entre los niños más pequeños pues la astronomía captura su natural sentido del descubrimiento.

La clave es hacer que la astronomía para niños sea divertida. Y por supuesto que lo es: danzando como los planetas, dibujando las fases de la Luna, leyendo las historias y los mitos del cielo, observando los anillos de Saturno, soñando con viajar a Marte. Pero sin duda el mayor impacto se obtiene justo bajo las estrellas, identificando las figuras de las constelaciones y observando con binoculares y telescopios.

Hay docenas de portales maravillosos en Internet para que los niños se inicien y desarrollen el gusto por la astronomía; y otras para que los padres y maestros puedan estimular su aprendizaje. Para empezar se pueden consultar las siguientes direcciones:

starchild.gsfc.nasa.gov/docs/StarChild/StarChild.html
La página de la NASA para niños según niveles de edad.

spaceplace.nasa.gov/espanol/
Juegos, actividades y noticias para niños

www.cienciafacil.com/astronomia.html
Información y juegos didácticos.

www.tutorworldpr.com/ninos.htm
Astronomía para niños, enlaces y contactos útiles.

www.astronomykidsclub.com/
Astronomía para niños en Colombia

La lluvia de meteoros de las Dracónidas
Por Germán Puerta

Un gran espectáculo celeste se acerca. Normalmente en una noche despejada y sin luna en un buen sitio de observación lejos de las luces de las ciudades, se pueden distinguir varias “estrellas fugaces”, efímeras pero brillantes estelas de luz que cruzan la bóveda celeste. A lo largo del año hay varias "lluvias de estrellas" cuando la Tierra en su viaje espacial intercepta las orbitas de varios cometas, lugares en donde la concentración de material produce la extraordinaria visión de decenas de estrellas fugaces en apenas unas horas. Hay varias lluvias de estrellas mayores como las Perseidas de Agosto que producen docenas de meteoros por hora observables a simple vista; y a numerosas lluvias de estrellas menores como las Dracónidas de Octubre con apenas algunos visibles.
Las lluvias de estrellas
Es maravilloso. Estamos contemplando el cielo estrellado cuando, súbitamente, en fracción de un segundo, una fina pero muy brillante estela luminosa cruza el espacio y desaparece. ¿Que paso? acabamos de observar un meteoro, fenómeno también conocido como "estrella fugaz". Son pequeños intrusos del espacio exterior, generalmente residuos que dejan los cometas a su paso, la mayoría no más grandes que una semilla. Sin embargo, a velocidades enormes - hasta 80 km por segundo- entran en contacto con nuestra atmósfera, a alturas que varían entre los 60 y los 120 kms, y se incineran. De hecho, cada día unas 200 toneladas de materiales provenientes del espacio exterior chocan contra nuestra atmósfera.

Hay épocas del año en que este fenómeno se observa con frecuencia. Son las llamadas "lluvias de estrellas", y corresponden al periódico contacto de la Tierra con la órbita de ciertos cometas, trayectorias ricas en materiales que permiten en apenas una hora apreciar decenas y a veces hasta cientos de bólidos y estrellas fugaces.
Las estrellas fugaces se nos presentan en diversidad de formas y colores. Algunas, de cierto tamaño, parecen una gran "bola de fuego" y se conocen como bólidos, del griego bolis, “arma que vuela”. En ocasiones son lo suficientemente grandes como para alcanzar a impactar la superficie. Estos sí son en sentido estricto, meteoritos, del griego, meteoron, “objeto en el aire”, restos metálicos o pétreos derivados de los asteroides y los cometas.
En el año hay ciertas fechas fijas en las que regularmente aparecen las estrellas fugaces con mayor frecuencia, en lo que se conoce como lluvia de estrellas. Las más famosas son las Perseidas, también llamadas Lágrimas de San Lorenzo por coincidir con el martirio de este santo, el 10 de Agosto del año 258 d.C. Reciben el nombre de Perseidas porque al dibujar la trayectoria de estos meteoritos, por efecto de la perspectiva da la sensación de que provinieran en forma radiante de un área del cielo en donde se encuentra la constelación Perseo, al igual que las paralelas líneas de un ferrocarril parecieran juntarse en algún punto del horizonte. Las Leónidas de Noviembre tienen su radiante en la constelación Leo, las Gemínidas de Diciembre tienen radiante en Gemini y así con las demás lluvias periódicas de estrellas.

Las lluvias de estrellas se producen entonces cuando la Tierra cruza una corriente de polvo y partículas generada por el deterioro de los cometas. Los cometas están hechos del material remanente de la nebulosa que dio origen al sistema solar, principalmente de hielo, rocas y gases. Cuando un cometa se acerca al Sol la radiación y el viento solar hacen que los gases de aquél se evaporen y den origen a la característica cola que apunta siempre en dirección contraria al Sol. Eventualmente los materiales expulsados llegan a formar una vuelta completa alrededor del Sol por lo que siempre la Tierra les encuentra en fechas muy precisas.
La “tormentas de meteoros” son extremadamente raras y ocurren solamente cuando la Tierra cruza la órbita de un gran cometa que en ese momento está pasando cerca del Sol, y por lo tanto está arrojando grandes cantidades de material que se concentra en una delgada pero densa cinta dentro del río de polvo.
Las Dracónidas 2011
La lluvia de estrellas de las Dracónidas tiene su radiante en la constelación Draco, el Dragón, una constelación clásica del hemisferio Norte. Draco ha representado a todos los dragones de la mitología, incluyendo al guardián del Vellocino de Oro, derrotado por Hércules en una de sus doce tareas. Draco es una constelación tan larga que nunca se oculta completamente: parece atenta y vigilante en cualquier época del año. Su asterismo principal son las cuatro estrellas de su cabeza, y es cerca de ella en donde se localiza el radiante de las Dracónidas.
El cometa 21P/Giacobini-Zinner es un cometa periódico de 6 años y 5 meses descubierto simultáneamente por el astrónomo franco-italiano Michel Giacobini y el alemán Ernst Zinner el 23 de octubre de 1913. El cometa Giacobini-Zinner es el responsable de las Dracónidas. Los meteoros de las Dracónidas se observan en su máximo el 8 de Octubre, son lentos, 20 kms por segundo, y se consumen a una altura superior a 80 km de la superficie terrestre. Ocasionalmente, cuando éste cometa se encuentra en su perihelio, su mayor proximidad al Sol, cruza simultáneamente la órbita de la Tierra llenando el espacio de abundantes materiales que producen grandes lluvias de meteoros. Así sucedió en 1899, 1933 y 1946, cuando se observaron cientos de estrellas fugaces Dracónidas por hora. Los expertos aseguran que este evento está por suceder el próximo 8 de Octubre y miles de meteoros podrían impactar la Tierra colocando en algún riesgo a los satélites, la Estación Espacial Internacional y al Telescopio Espacial Hubble.

Cómo observar las Dracónidas
Pronosticar meteoros es todavía una ciencia inexacta. Ahora con el cometa Giacobini-Zinner de regreso al vecindario la oportunidad de unas magníficas Dracónidas parece entusiasmar a los expertos. Las experiencias de eventos pasados indican que en los años justamente después del paso del cometa las posibilidades de impactar la Tierra con el centro de la densa corriente de polvo se incrementan. Esto se debe a que la parte más densa del enjambre de material sigue al cometa mismo a poca distancia.
¿Donde tendrá lugar el fenómeno? En principio en todo el planeta se podría observar el evento, más favorables las zonas ecuatoriales y el hemisferio Norte. El pronóstico indica el máximo entre las 17 horas y las 20 horas Tiempo Universal, (12 a 3 pm hora de Colombia) favoreciendo más a Europa, Africa y Asia. El asunto es que la cinta de material que sigue al cometa está conformada por racimos irregulares de meteoroides; así que algunos lugares de la Tierra pueden verse más favorecidos que otros, por lo que tratar de predecir la hora y el sitio exacto del máximo no es sencillo. Además la corriente de meteoros es extensa y la Tierra dura varios días cruzándola, así que se recomienda también observar el cielo la noche del viernes 7 y la del domingo 9.
Los enjambres de partículas que entran a la atmósfera terrestre pueden producir brillantes meteoros con estelas de varios colores según los elementos que componen cada partícula. Muchas estelas tienen una larga duración e inclusive producen sonido. Si se producen bólidos, estos pueden estallar en la atmósfera o partirse.
No se necesita ningún equipo especial para observar las lluvias de estrellas. Sí es importante, claro está, escoger un sitio de observación lejos de la interferencia de las luces de las ciudades o de los automóviles. En el caso de las Dracónidas, se requiere vista despejada hacia el Norte. En esta ocasión la Luna estará muy brillante así que colóquela a sus espaldas. Ubíquese lo más confortablemente posible en un sitio despejado sin obstáculos como árboles o edificios. Sillas confortables, mantas, alimentos, bebidas y cámara de fotos son esenciales. Los binoculares son opcionales para observar las estelas que pueden durar hasta un minuto en deshacerse. Planeación es el nombre del juego.
La tarea más simple es contar el número de meteoritos y hacer anotaciones. La constelación Draco y su radiante de Dracónidas ya se observaran altos sobre el horizonte del Norte luego del atardecer. No mire directamente hacia el radiante, en donde los meteoritos tendrán estelas cortas. Observe hacia unos 45º afuera del radiante, aunque en realidad una estrella fugaz puede aparecer en cualquier parte del cielo. Cuando vea un meteorito, prolongue su trayectoria y registre si intercepta el radiante. Si lo hace, es una Dracónida. En caso contrario es un meteorito esporádico. Una Carta Celeste es siempre indispensable en las sesiones de astronomía.
Una gran lluvia de estrellas es un evento supremamente raro. Solamente la pueden observar aquellos que están afuera, en la noche exacta, admirando las maravillas de la bóveda celeste.
Este artículo puede reproducirse libremente.
Nota: Este artículo puede reproducirse libremente citando al autor.