Back to Events
De vuelta a Eventos









ASTRONOMÍA
2017

PRINCIPALES EVENTOS CELESTES MARZO 2017

Jueves 2 – Ocultación de Ceres por la Luna visible en el sur de Suramérica
Domingo 5 – Luna en cuarto creciente
Domingo 5 – Ocultación de Aldebaran por la Luna visible en Norteamérica y el Caribe
Viernes 10 – Ocultación de Regulus por la Luna visible en Uruguay y el Este de Argentina y Brasil
Domingo 12 – Luna llena
Jueves 14 – Conjunción de la Luna y Júpiter
Lunes 20 – Equinoccio
Lunes 20 – Luna en cuarto menguante
Lunes 20 – Conjunción de la Luna y Saturno
Domingo 26 – Ocultación de Neptuno por la Luna visible en el Este de Africa y el sur de Asia

PRINCIPALES EFÉMERIDES HISTORICAS MARZO 2017

Miércoles 1 – 1966: La sonda Venera 3, primera nave en impactar otro planeta, Venus
Viernes 3 – 1972: Lanzamiento de la nave Pionner 10
Jueves 4– 1835: Nace Giovanni Domenico Schiaparelli
Jueves 4– 1979: La nave Voyager 1 descubre los anillos de Júpiter
Martes 7 – 1792: Nace el astrónomo inglés John Herschel
Miércoles 8 – 1979: La nave Voyager 1 descubre volcanes activos en la luna Io de Júpiter
Jueves 9 – 1934: Nace Yuri Gagarin, primer hombre en el espacio
Lunes 13 – 1781: William Herschel descubre el planeta Urano
Lunes 13 – 1855: Nace el astrónomo estadounidense Percival Lowell
Martes 14 – 1879: Nace el físico alemán Albert Einstein
Jueves 16 - 1926: El físico estadounidense Robert Goddard lanza el primer cohete con combustible líquido
Sábado 18 – 1965: Alexei Leonov efectúa la primera caminata espacial
Jueves 23 – 1840: Primera fotografía de la Luna
Jueves 23 – 1912: Nace Werner von Braun
Jueves 23 – 2001: Cae la estación espacial MIR
Sábado 25 – 1655: Christiaan Huygens descubre a Titán, luna de Saturno
Martes 28 - 1749: Nace el astrónomo y físico francés, Pierre Laplace
Miércoles 29 – 1974: La nave Mariner 10 envía las primeras imágenes cercanas de Mercurio

LA ASTRONOMIA Y LOS NIÑOS
por Germán Puerta Restrepo

Hay una conexión mágica entre la bóveda celeste y los niños. Hace varios años trataba de observar con un grupo de amigos el cometa Hyakutake bajo un cielo lleno de nubes en una fría colina casi a la medianoche. Gracias a la insistencia de los niños para permanecer en el sitio pudimos unas horas más tarde admirar a simple vista uno de los más grandiosos cometas del siglo XX. Los niños también llenan las salas de los planetarios y en las jornadas públicas de observación con telescopios, siempre los más pequeños están en la primera fila.

Pero las encuestas señalan que la inmensa mayoría de los niños en las ciudades -en la era del entretenimiento digital-, apenas si pasan unas horas al mes en actividades al aire libre, y muy pocos han observado alguna vez el cielo. La situación es peor para los más pequeños que son encerrados en sus casas muy temprano. Sin embargo, muchos astrónomos y científicos afirman que lo son porque vieron las estrellas cuando eran niños. Entonces ¿qué sucede?

En verdad, si queremos una sociedad conectada a los nuevos vientos que trae el siglo XXI, la mejor vía es interesando a los niños y adolescentes en la astronomía. Si no los iniciamos cuando están jóvenes -como sucede también en las matemáticas, la pintura y la música-, probablemente no se interesarán después. Muchas escuelas y colegios tampoco ayudan mucho y no enseñan astronomía parcialmente por la idea absolutamente errada que los escolares más pequeños no son capaces de entender las ideas científicas. Al contrario, las investigaciones han demostrado que aún lo preescolares desarrollan ideas muy elaboradas acerca de cómo funciona el mundo, y la forma de activar este potencial es involucrándolos en actividades que son propias para su edad. Y es aquí cuando aparece en el escenario la astronomía con toda su magia, por ejemplo, observando la secuencia de cambios en el cielo, identificando objetos y dibujándolos.

Hay muchas actividades que los padres y maestros pueden desarrollar para estimular a los estudiantes a descubrir ellos mismos la relación entre los objetos celestes y su lugar en el universo. La más obvia es que los niños hagan lo mismo que hacen los astrónomos aficionados: observar, apuntar datos, desarrollar hipótesis, interrogarse sobre los enigmas y misterios del cosmos. En el aula, una variada gama de experimentos y actividades grupales. Y el Internet con docenas de páginas de astronomía para niños. Una sorpresa será pronto evidente: hay mayor entusiasmo entre los niños más pequeños pues la astronomía captura su natural sentido del descubrimiento.

La clave es hacer que la astronomía para niños sea divertida. Y por supuesto que lo es: danzando como los planetas, dibujando las fases de la Luna, leyendo las historias y los mitos del cielo, observando los anillos de Saturno, soñando con viajar a Marte. Pero sin duda el mayor impacto se obtiene justo bajo las estrellas, identificando las figuras de las constelaciones y observando con binoculares y telescopios.